Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Evangelismo (02)



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que cada creyente sepa y entienda que junto con el llamado a ser salvos, Dios nos imparte el llamado a la evangelización y el discipulado de todos aquellos que están a nuestro alrededor que no le conocen.
Derribar todos los argumentos contrarios al verdadero significado de la evangelización, y facilitar que cada creyente tenga los conocimientos básicos bíblicos que le permitan cumplir con el mandato del Señor de evangelizar y discipular a los que están a su alrededor.


PRINCIPIOS GENERALES DEL EVANGELISMO.
Motivación: la propia experiencia de conversión  solo un convertido puede evangelizar.
El Espíritu Santo es nuestro motivador  El nos da el poder para testificar de Cristo (Hch 1:8).
Capacitación: Jesús preparó a sus discípulos, capacitándolos (Mat 28.16-20)  necesitamos capacitarnos, estudiar y aprender.
Comunión estrecha con el Espíritu Santo: necesitamos estar en armonía con la voluntad y los planes de Dios porque nadie puede llamar a Jesús Señor sino por el Espíritu Santo.


MÉTODOS DE EVANGELISMO.
Dos métodos fundamentales:
PRIMERO: el método deductivo que va de lo general a lo particular. Comienza hablando directamente del plan de salvación para luego aplicarlo a un problema personal y particular.
SEGUNDO: El método inductivo que comienza tratando el problema específico de la persona hasta llevarlo al plan de salvación, como en el pasaje de Jesús y la mujer samaritana (Jn 4).


CUALIDADES DESEABLES EN EL EVANGELIZADOR.
Decidido y animoso (Neh 8:10: “el gozo del Señor es nuestra fortaleza”).
Valiente y audaz (Jos 1:9, 2 Tim 2.1-6).
Temeroso de Dios (Prov 1:7: “El principio de la sabiduría es el temor de Dios”, sabiduría divina, no humana).
Persona de fe (Heb 11:6: “sin fe es imposible agradar a Dios”).
Humildes (Luc 1:52, Sal 147:8): no sentirnos superiores a los demás, poseer un corazón enseñable, y ser mansos.
Actuar en el tiempo de Dios porque uno siembra, otro riega y otro cosecha. Todo sucede en el tiempo de Dios porque El tiene el tiempo correcto para la salvación de cada persona. Nosotros nos movemos en dos tiempos: el tiempo “Chornos”, el tiempo según el calendario y horario que nos rige; y el tiempo “Kairos”, el tiempo en el que Dios actúa (1 Cro 12:32). Necesitamos conocer los dos para realizar la obra de Dios con efectividad (Ecle 3:11: “El hace hermoso todo en Su tiempo”).
Ser auténticos, no usar la armadura (estilo, formas, métodos) de otro (1 Sam 17:38-39). Dios nos llamó (Mat 28.18-20) a cada uno en nuestra originalidad (vivamos como originales, no como copias) y nos equipó con dones, capacidades y habilidades para ello (porque Dios al que llama, equipa). Necesitamos buscar y encontrar nuestro propio estilo de acuerdo a como Dios nos diseñó.
Santificación. La salvación es un acto de fe (un evento) pero la santificación es un proceso continuo de crecimiento y servicio a Dios (2 Tim 1:9, 2 Tim 2:21-22, 2 Cor 7.1, Luc 1:74-75). Ello implica: leer constantemente la Biblia (por lo menos, una vez completa); memorizar la Palabra de Dios para aplicarla en el momento indicado; estudiar y meditar la Palabra y oración (entrar en la presencia de Dios y ser fortalecidos).
Ser observadores de la vida: de allí y de la Palabra de Dios es de donde obtenemos el material y los argumentos que nos abrirán las puertas para evangelizar (1 Tes 5:21: “examinarlo todo y retener lo bueno).


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Cuáles son los tres principios generales del evangelismo?
¿Cuáles son los dos métodos principales de evangelismo?
¿Cuáles son las cualidades deseables en el evangelizador?.
¿Cuáles de esas cualidades necesito desarrollar?
¿Qué puedo hacer para desarrollarlas?.
¿Cuáles son los obstáculos que enfrento para convertirme en un evangelizador eficaz?.
¿Qué puedo hacer para enfrentarlos y superarlos?


31 Mayo 2008