Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La Iglesia por la que Cristo viene.



Efe 5:25-27. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

La Iglesia por la que Cristo viene, la que va a ser arrebatada para encontrarse con El en las nubes, no es la que se congrega en un edificio, la que se dice cristiana, la que parece cristiana, la que hace obras en abundancia, la más extensa, etc.

Jesús viene por una iglesia que tiene las siguientes características:
Santa: apartada, consagrada, dedicada a El y solamente a El, obediente (1 Ped 1:13-16). El es un Dios celoso.
Pura: no contaminada con las cosas del mundo porque el que se quiere hacer amigo del mundo (las riquezas, la vanagloria de la vida) se convierte en enemigo de Dios (San t 4:4).
Gloriosa: que manifiesta el carácter de Cristo (Rom 8:29, Gal 5:22-23).
Sin mancha: verdaderamente arrepentida de su pecado, que batalla aún hasta la muerte si es necesario, en contra del pecado (Heb 12.1-4).
Sin arruga: atrayente para unir (no en divisiones, Jn 17:1-26).

La iglesia y los creyentes por los que Cristo viene no son aquellos:
Que dicen que son salvos sino aquellos que viven bajo el Señorío de Cristo (Rom 10:8-10).
Que tienen dones (pocos o muchos) sino aquellos que hacen la voluntad de Dios (Mat 7:21-23).
Que tienen mucho en lo material sino aquellos que lo han dejado y entregado todo por amor a Cristo (Mat 19:27-30).
Que tienen mucho “éxito” por fuera sino aquellos que tienen un corazón totalmente para Dios (Apo 3:17-19, Apo 3:8).
Que se dicen buenos cristianos, sino aquellos que lo son y lo demuestran con sus hechos (Hch 11:26).
Que van a la iglesia constantemente, que sirven en la iglesia, que hacen obras, que se revisten de religiosidad, sino aquellos que manifiestan el fruto del Espíritu (Gal 5:22-23).

No nos engañemos: Dios no puede ser burlado, y todo lo que el hombre siembra, eso cosechará (Gal 6:7-10).

¿En cual grupo estamos?.....

01 Abr 2010
Referencia: 10.012