Regresar Al Listado de Publicaciones / Envienos Sus Comentarios, haga click aquí

Imprimir este tema / Ingresar Al Sitio del Ministerio Cristiano Reyes y Sacerdotes


Audio o Video:


   Compartelo en Facebook
   Título: Los Niveles De Lo Profético (2).

ESCUELA PROFÉTICA (6).

LOS NIVELES DE LO PROFÉTICO (2).



Escuelas proféticas.
Vinculados con ciertos profetas, en la Biblia encontramos grupos de discípulos, quienes, por lo que podemos suponer, recibían las enseñanzas del maestro, siendo muy probable que además actuasen como depositarios de sus mensajes y/o profecías.
En Isa 8:16, Isaías se dirige a un grupo de personas llamándolos “mis discípulos”
La relación que tuvo Elías con Eliseo, en la cual el segundo no solo recibió el aprendizaje y el entrenamiento de lo profético (1 Rey 19:19-21), sino que también, por asignación e instrucciones directas de Dios dadas a Elías, fue ungido profeta (1 Rey 19:13) con una doble porción (2 Rey 2:9-15).
Otro tipo de escuelas proféticas las encontramos también en 2 Rey 2:3 y 2:5, con la designación de “hijos de los profetas”, grupos reconocidos que habitaban en diversos lugares (en este caso, Bet-el y Jericó) bajo la supervisión general de algún profeta autorizado. Posiblemente el viaje de Elías a esos lugares obedeció al hecho de que no solo iba a supervisar esas escuelas a su cargo, sino que además iba a despedirse de ellas (por cuanto esos grupos le dijeron a Eliseo que no vería más a Elías).
Eliseo, a su vez, dirigía grupos proféticos (2 Rey 4.38; 6.1-6), aprovechando de paso sus servicios (2 Rey 9.1-10).
Es evidente que los miembros de tales grupos poseían dones proféticos (2 Rey 2:3 y 2:5), pero no podemos dogmatizar sobre la manera en que entraban en el grupo: ya sea por vocación divina, o por su propio deseo de adherirse al profeta, atraídos por su enseñanza, o por el llamamiento personal del mismo profeta.
Como su nombre lo indica, son escuelas (formales o no) dirigidas por un profeta, que introduce y enseña a sus discípulos todo lo relacionado con lo profético y cuyos miembros, por lo menos algunos, sino todos, poseían dones proféticos, sin que ello implique que todos ellos eran profetas, ya que el oficio profético es un llamado directo de Dios, no algo que puedo tener por vía del aprendizaje natural.



Oficio profético (Jer 1:8-10, Isa 6:5-9, Efe 4:11-16).

Es una persona cuya ocupación en el Cuerpo de parte de Dios es vivir en la dimensión de lo profético todo el tiempo.
Una persona que recibe y desarrolla todo el tiempo la revelación profética de Dios que tiene que ver con el propósito de Dios para Su Iglesia en medio de los tiempos (1 Cro 12:32, 2 Cro 20.20).

Obviamente, manifiesta una unción profética, y generalmente también manifiesta la operación de los dones del Espíritu Santo de Palabra de Sabiduría, Palabra de Ciencia y Discernimiento de Espíritus.
En cuanto al carácter profético, puede manifestarlo o no.
Los profetas del Antiguo Testamento generalmente si lo manifestaron

Preparado en santidad y en pureza y está buscando preparar a la novia de Cristo.
Activa el ministerio profético en la iglesia local.
Edifica la iglesia, estableciendo los valores del Reino.
Tiene una perspectiva del Reino: motiva a la iglesia universal a la unidad.

Habla a las iglesias, ciudades, regiones y naciones: lo oyen las autoridades, tiene una gracia y favor de Dios especial para relacionarse y ser escuchado por ellas, en cualquier nivel y expresión de autoridad (la iglesia, la política, lo social, la educación, etc.).
Equipa a la iglesia con una fe sobrenatural en la Palabra y los propósitos de Dios.
Corta, derriba, arruina y arranca las obras de las tinieblas en cualquier campo donde las discierna, y en su lugar planta y edifica los principios del Reino y la Palabra.

Generalmente, dentro de la iglesia, este ministerio tiene una fuerza especial en:
El ministerio de la enseñanza (1 Cro 12:32, Hch 13.1).
El ministerio de consejería y/o liberación (2 Cor 10.3-6).
El ministerio de adoración (1 Cro 15:12-25, 25:1, 2 Rey 3:15).
El ministerio de intercesión (Exo 32:10-14, Dan 9:3-23, Luc 13:31-35).
El ministerio de artes y danza: guerra territorial, actos y expresión proféticos.



Presbiterio profético.
A diferencia de las escuelas de profetas (integrada por diversas personas con diversas dones en lo profético, y hasta por personas que solo reciben enseñanza acerca de ello), los presbiterios proféticos son grupos de profetas reconocidos, que se manifiestan tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, que se unen de parte de Dios, con un fin o tarea específica, por ejemplo:
2 Rey 17.13; para amonestar al pueblo de que se volvieran de sus malos caminos, a los mandamientos y preceptos del Señor.
Esd 5.1-2: para edificar la casa de Dios.
Hch 11.27-30: para alertar de situaciones problemáticas y movilizar ayuda para afrontarlas.
Hch 13:1-3: llamar, ordenar y enviar ministros.
Hch 15:32-33: para consolar y confirmar a la iglesia.
1 Cor 14:3, 8, 29: edificar, exhortar y consolar; preparar para la batalla; hablando dos o tres y por turnos.
Apo 11.3-6: dar testimonio de Dios y que las personas se vuelvan al Señor.
Otros ejemplos de compañías de profetas que la Biblia no menciona un objeto definido como en los casos anteriores son: 1 Sam 10:5, 1 Sam 10:10, 1 Sam 19.20, 2 Rey 23:2.


Referencia:
Enseñanza No. 6. 
Fecha de Publicación:
2009-08-05 19:16:43